Silicosis: enfermedad ocupacional prevenible

Silicosis: enfermedad ocupacional prevenible
VN:F [1.9.22_1171]
Vota por esta entrada
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

El Departamento de Trabajo de los EE.UU. dice que la silicosis es una enfermedad pulmonar causa por sobre exposición a la sílice cristalina respirable. El mal es irreversible y puede causar invalidez física o la muerte. La sílice es el segundo mineral más abundante en la corteza terrestre y es un componente mayor de arena, piedra y minerales metalíferos.

La sobre exposición al polvo que contiene partículas de sílice cristalina puede causar la formación de tejidos de cicatrización en los pulmones. Eso disminuye la capacidad de los pulmones de extraer oxígeno del aire que respiramos.

Las principales fuentes de exposición a la sílice son la minería, las canteras de cuarzo, las fundiciones, las fábricas de porcelanas y cerámicas, la reparación y demolición de hornos, las cristalerías, vidrierías y los mecánicos dentales.

Las formas clínicas de la silicosis según el tiempo de latencia, es la silicosis crónica, acelerada y aguda. El Límite Permisible Ponderado (LPP) para sílice cristalina es de 0.1 mg/m3. Es posible que no se detecte la silicosis crónica (la forma más común de la enfermedad) por varios años durante las fases tempranas.

La silicosis se presenta en forma micronodular, nodular o en formas condensadas o complicadas. El Sistema de Clasificación de Enfermedades Ocupacional por Pulmón (ILO), tras muchos años de experiencia, formula guías y evalúa casos concretos, encargándose de establecer pautas básicas para el tratamiento dicho mal. El diagnóstico de la silicosis se prepara con la historia ocupacional del trabajador y la radiografía de tórax es vital para percibir la profusión de opacidades en los pulmones.

Los síntomas y signos de esta enfermedad son: la disnea progresiva, tos y desgarro; dolor toráxico, pérdida de peso, astenia, hemoptisis, corazón pulmonar y la insuficiencia respiratoria. Pero hay otros elementos, como las complicaciones y patologías asociadas a la silicosis. Estas son: tubercolisis, la necrosis de masas pseudo tumorales, pneumotórax, nefropatía, brionquitis crónica, enfisema, cáncer pulmonar y la esclerodermia.

Exposición al polvo

Las radiografías de tórax han sido útiles para examinar la exposición al polvo en los trabajadores y también para conocer la responsabilidad de las empresas. El mejoramiento de las herramientas de ayuda es posible aunque aún persistente las insuficiencias en los documentos de control del polvo.

La silicosis es difícil de prevenir porque la sílice es ubicua y toma sólo una pequeña exposición crónica para causar la enfermedad. Pero hay que tener presente que requiere de un esfuerzo sostenible de los factores sociales, económicos, políticos y medioambientales.

Más de un millón de trabajadores en los EE.UU. han estado expuestos a la sílice cristalina. Cada año, más de 250 trabajadores estadounidenses mueren con silicosis. No existe ninguna cura para esta enfermedad, pero es 100% evitable si las empresas, trabajadores y profesionales de la salud colaboran para reducir las exposiciones.

Existen numerosas formas de protegerse del polvo como el uso de métodos de humedad, ventiladores, trampas de polvo, respiradores, protectores faciales, entre otros. Pero ningún método es aplicable en todas las circunstancias. En la mayoría de los casos debería haber una combinación de métodos.

Los exámenes de salud y las radiografías tórax pueden ser herramientas efectivas para la prevención. De cualquier modo, ningún examen, ni vigilancias, por sí solas, pueden prevenir la enfermedad. Solamente el control de las exposiciones de polvo previene realmente la enfermedad.

 

Por: John E. Parker, National Institute for Occupational, Safety and Health – NIOSH

Foto: Stritch School of Medicine