Formación de cuadrillas de rescate en minas subterráneas

Formación de cuadrillas de rescate en minas subterráneas
VN:F [1.9.22_1171]
Vota por esta entrada
Rating: 4.0/5 (4 votes cast)

Toda mina subterránea, cualquiera sea su naturaleza, presenta un riesgo permanente por la presencia de concentraciones de gases (metano, monóxido de carbono, dióxido de azufre, etc.), deficiencia de oxígeno, altas temperaturas, materiales combustibles y por el derrumbe de una labor que puede dejar atrapados a los trabajadores. Son innumerables los desastres ocurridos en diferentes minas del mundo con cuantiosas pérdidas de vida que lamentar.

Es importante que toda empresa minera cuente con brigadas de rescate adecuadamente capacitadas y equipadas. La Ley de Minería y el Reglamento de Seguridad contempla que las brigadas de emergencia; siendo estos un grupo humano dedicado a las respuestas de emergencia de diferentes tipos.

Es responsabilidad de los centros mineros asignar a una persona calificada a cargo de la capacitación en rescate minero y asegurarse que todos los miembros de las brigadas de rescate practiquen un mínimo de 8 horas cada mes.

Objetivos del salvataje minero
Los objetivos principales que se persiguen después de un siniestro son:
— Localizar y salvar vidas de los trabajadores extraviados o refugiados en refugios y llevarlos a un lugar seguro lo más pronto posible.
— Localizar los incendios incipientes o activos y combatirlos hasta sofocarlos.
Restablecer la ventilación normal en todas las partes de la mina, expulsando los gases remanentes a superficie.
— Poner nuevamente en operación la mina y en condiciones para trabajo normal.

Organización de la brigadas de salvataje minero
Toda empresa debe contar con Brigadas de Salvataje Minero debidamente organizadas y preparadas para afrontar con efectividad cualquier situación de emergencia.
Cada empresa minera debe contar con un mínimo de 2 brigadas. En casos reales de salvamento, mientras una brigada ejecuta los trabajos necesarios, la otra se encuentra a la expectativa dispuesta a prestar auxilio, de ser necesario, a la brigada que se encuentra en trabajo.
— Cada brigada debe contar con un mínimo de 6 miembros. Un hombre solo poco o nada podría hacer en ambientes riesgosos, requiriéndose por tanto su integración en equipos.
— Cada brigada debe estar al mando de un jefe de grupo, pudiéndose ser, de preferencia, el Ingeniero de Seguridad o el Jefe de Operaciones Mineras.
— Las brigadas deberán estar integradas por personal de las Planillas Administrativa Superior, Mensual y Diaria, esto es una conjunción de áreas (trabajadores de mina, mantenimiento mecánico y eléctrico, y otraus áreas afines).

Principios fundamentales del entrenamiento de rescate minero
Los principios fundamentales del entrenamiento en rescate minero son los siguientes, en orden de importancia:
— Garantizar la seguridad de la brigada de rescate.
— Esforzarse por rescatar a los heridos o afianzar su seguridad de quienes han quedado atrapados.
Proteger el patrimonio minero, evitando mayores daños.
— Rehabilitación del área de trabajo afectada y recuperación de los equipos. Mediante el entrenamiento, los miembros del equipo de rescate minero llegarán a familiarizarse con:

  • El equipamiento especial para rescate minero.
  • La maquinaria minera que puede usarse en emergencias (grúas, cargadores frontales, scoops,etc).
  • Los peligros inherentes al trabajo de rescate minero (gases tóxicos e inflamables, electricidad, desprendimiento de rocas, etc.)

Aunque los grandes desastres en las minas no son frecuentes, y muchos de los trabajadores que han sido entrenados en rescate minero no tendrán la oportunidad de poner en práctica lo aprendido, todos los años ocurren accidentes serios y peligrosos que requieren la presencia de personal debidamente capacitado. Las emergencias más comunes implican caídas de rocas, incendios en maquinarias e instalaciones eléctricas, entre otras.

El entrenamiento de rescate minero
El trabajo de rescate minero exige esfuerzo físico y mental, y en algunos casos puede llegar a ser peligroso. Los componentes de las brigadas de rescate minero deben tener un profundo conocimiento de su equipamiento; una condición fisica óptima para realizar tareas arduas con equipos de respiración especial, manteniendo al mismo tiempo la calma, serenidad, sentido común y buen juicio.

Deben ser cuidadosamente reclutados y seleccionados. Deben recibir un entrenamiento e instrucción adicional en atmósferas irrespirables, para asegurarse que tanto el personal como el equipamiento de rescate se encuentren en condiciones óptimas para afrontar cualquier emergencia. De vez en cuando deben llevarse a cabo prácticas de salvataje.

Para formar una brigada de rescate calificada, capaz de trabajar en forma conjunta con otros equipos de rescate para superar todos los obstáculos que se presentan en una emergencia, se requiere de muchas horas de entrenamiento y práctica.

También es muy importante que los supervisores de las minas en operación reciban instrucción y capacitación periódica de las tareas que se espera que ellos ejecuten, tanto individual como colectivamente, durante las emergencias (incendios, explosiones u otros) que pueden ocurrir en la mina. Deben tener pleno conocimiento de los lugares, en la mina y en superficie, donde se encuentran las maquinarias, herramientas y materiales que pueden ser utilizados rápidamente.

Todo el personal supervisor de operaciones debe ser capacitado para que, en ausencia de sus jefes, se hagan cargo de la situación, tomando las decisiones inmediatas que fueran requeridas y solicitando el apoyo de todos los que puedan contribuir a superar el desastre, como por ejemplo, la brigada de rescate minero, las minas y/o centros poblados vecinos.

Requisitos mínimos de un brigadista minero
Los candidatos de las Brigadas de Rescate Minero deben cumplir las siguientes condiciones mínimas:
— Edad mínima 18 años.
— Aptitud física y buena salud
— Buenos hábitos y disciplina
— Mente Despejada
— Buena Vista
— Buena Audición
— Serenidad y dominio de su persona en momentos de peligro
— Poseer buen juicio e iniciativa.
— Ser fuerte para soportar esfuerzos tenaces.
— No pesar ni menos ni más del 10% de su peso normal.
— Estar entrenado en las prácticas de contra incendios y primeros auxilios, especialmente en reanimación cardiopulmonar, control de hemorrágeas y tratamiento de shock .
— Estar entrenado en rescate y supervivemcia minera (para los casos de minas subterráneas ).
— Estar afeitado, de tal manera de no afectar la adherencia requerida por las máscaras especiales de respiración.

Mientras duren los cursos de rescate superficial o primeros auxilios, los candidatos deben mantenerse física y mentalmente en buen estado, de tal manera de brindar su colaboración en los casos en que pudieran ser llamados.

Debemos recordar que en todo trabajo en equipo el esfuerzo conjunto es importante, pero en el trabajo de una brigada de rescate, la vida de cada brigadista depende del trabajo de cada uno de sus compañeros. Si un equipo de basket o de futboll no logra ensamblarse, probablemente perderá un partido, pero si una brigada de rescate no llega a ensamblarse con eficacia, sus propias vidas corren peligro. La importancia de la cooperación y el espíritu de cuerpo de los miembros de una brigada de rescate es grande.

 

Carlos M. García Zapata, Entrenador de Cuadrillas de Rescate Minero, DOE RUN PERU S.R.L. para Revista Seguridad Minera